Textil con Derechos - Rana Plaza

¿Qué es la iniciativa ‘Textil Con Derechos’?

La iniciativa Textil Con Derechos nace como respuesta a la grave situación de esclavitud que viven 75 millones de trabajadores del sector textil en todo el mundo. 

En 2013, un edificio que albergaba talleres de reconocidas firmas de moda se derrumbó en Bangladesh dejando más 1100 muertos y 2000 heridos. El desastre del Rana Plaza supuso un punto de inflexión en la toma de conciencia colectiva a nivel global sobre la necesidad de controlar las condiciones de trabajo y de garantizar el cumplimento de los derechos humanos en la industria textil. 

Como consecuencia de la creciente presión social, en 2015 la Comisión Europea anunció que desarrollaría una iniciativa legislativa sobre la sostenibilidad del sector textil a nivel global. Sin embargo, dos años más tarde no había avanzado prácticamente en nada.

Ante la inactividad de la Comisión, a principios de 2017 el Parlamento Europeo da un paso adelante con la elaboración de un informe de iniciativa propia en la Comisión de Desarrollo. Este informe recae sobre el grupo parlamentario GUE/NGL, siendo Lola Sánchez designada como ponente.

El informe Sánchez Caldentey nace con un claro objetivo: presionar a la Comisión Europea para que vaya más allá de las buenas intenciones y redacte una propuesta legislativa. Esta nueva legislación establecerá obligaciones en materia de diligencia debida para las empresas transnacionales del textil garantizando el respeto por los derechos humanos y por el medio ambiente a lo largo de sus cadenas de suministro.

El objetivo último de la Resolución aprobada por el Parlamento Europeo es acabar con la situación recurrente de violaciones de derechos humanos y explotación en el sector textil, invisible en el mundo occidental, pero de la que los consumidores nos aprovechamos involuntariamente cada vez que compramos ropa. 

VOTACIÓN EN EL PLENO DEL PARLAMENTO EUROPEO

 

El 27 de abril de 2017 el Parlamento Europeo aprobó, con el 83% de la cámara a favor, el informe Sánchez Caldentey sobre la “Iniciativa Emblemática de la Unión en el sector de la Confección”, estableciendo un mandato contundente para que la Comisión Europea proponga una legislación de carácter vinculante.

Con esta Resolución, el Parlamento Europeo expresa su firme voluntad de erradicar la situación de esclavitud moderna que sufren millones de trabajadoras (el 80% mujeres) en el mundo, sobre todo en países en desarrollo. El número de menores que trabajan en este sector se desconoce.

Esta situación conlleva violaciones generalizadas de los derechos laborales: salarios de miseria, robo de salarios, trabajo forzoso y trabajo infantil, despidos arbitrarios, centros de trabajo inseguros, condiciones insalubres. Violencia contra la mujer, con frecuentes ataques físicos y sexuales, y un largo etcétera.

La complejidad y la fragmentación de las cadenas de valor mundiales exigen de legislación vinculante, que obligue a las empresas, operen donde operen, a ejecutar la diligencia debida, es decir, a vigilar y acreditar que sus subcontratas respetan los estándares laborales de la OIT y los Derechos Humanos.

El papel de las multinacionales

 

Algunas de las principales empresas del sector han hecho esfuerzos por establecer sistemas voluntarios de diligencia debida, así como iniciativas puestas en marcha por otros actores públicos y privados, incluyendo países europeos.

En el informe se reconoce el mérito de muchas de estas iniciativas, pero lamenta que la acumulación de iniciativas voluntarias puede dar lugar a un entorno imprevisible para las empresas. Parece evidente que las iniciativas voluntarias no han logrado resolver las cuestiones relacionadas con los Derechos Humanos en el sector.

A nivel técnico, el informe aprobado por el Parlamento propone a la Comisión Europea que redacte una propuesta legislativa en sintonía con las directrices de la OCDE sobre la Diligencia Debida para la Gestión Responsable de las Cadenas de Suministro en el Sector de la Confección y el Calzado publicadas a principios de 2017. 

La Cara Oculta de la Moda

El 15 de septiembre de 2017 dedicamos una jornada a sacar a la calle todo este trabajo que estamos realizando en las instituciones, para dar a conocer la iniciativa y tratar de aumentar la concienciación de la ciudadanía sobre las condiciones de las personas que fabrican nuestra ropa.

Referencias

Agradecimientos